Congreso Nacional

Colombia se ha tornado un país atractivo para la inversión extranjera directa, no sólo en sectores primarios, sino también en sectores productivos y de servicios. Los cambios en la política de atracción de inversión han surtido sus efectos, así como la mejora de la imagen de Colombia ante el mundo. Sin duda que los efectos de la crisis económica internacional han ocasionado que los inversionistas comiencen a buscar estabilidad para reubicar sus inversiones, estabilidad que se ha perdido en la mayoría de países desarrollados y que se ha trasladado en los llamados países emergentes. En Colombia se pueden enumerar muchos retos, pero en esta ocasión en el desarrollo de la agenda del Congreso se tratarán temas preponderantes para alcanzar el crecimiento sostenido, la innovación, el fortalecimiento de una política de competitividad y el mejoramiento de la productividad.

Sin duda que el fortalecimiento de estos aspectos permitirá la dinamización de sectores establecidos y emergentes, la optimización de los recursos y la generación de valor en toda la cadena productiva. Adicional a estos temas también tendrá especial atención dentro de la agenda del Congreso, el impacto de la crisis económica mundial en Colombia, en el que se analizará cómo ha sido el crecimiento económico del país en materia de exportaciones y cuál será su tendencia en los próximos años, sin dejar de referirse a las causas y efectos de esta situación coyuntural en el país, mirado desde el punto de vista del consumo interno y de las exportaciones, pues resulta relevante saber qué pasará con las economías emergentes y con los vecinos competidores con los que el relacionamiento comercial son y serán estratégicos para las cifras de la economía colombiana. Los empresarios colombianos vienen sufriendo dificultades como son el contrabando, la competencia desleal y la subfacturación. En ese sentido, analizar que está haciendo la DIAN para combatirlo, como está fortaleciendo los criterios de administración del riesgo y segmentando a los actores de comercio exterior para clasificarlos por este criterio es fundamental. Igualmente es importante conocer como las denuncias y las investigaciones penales acompañan la lucha contra este flagelo.

Otro de los temas que se abordará en la agenda académica del Congreso Nacional de Exportadores es el de las cadenas de valor transfronterizas, modelo que en el contexto del comercio exterior implica la integración de los países en la producción de bienes y servicios. Con este nuevo esquema ahora son varios los países y no sólo las empresas que participan en un proceso productivo, lo que hace más eficiente la actividad desarrollada; es evidente que el modelo de complementariedad y de valor agregado es una nueva manera de integración. El desarrollo de este modelo será analizado con la experiencia de Costa Rica y Centro América y la peruana con Asia – Pacífico. No menos importante que los temas anteriores, es el asunto de la infraestructura para el comercio exterior.

La eficiencia logística, en el que se incluyen trámites aduaneros, inspecciones por parte de las autoridades de control, documentos y demás actividades relacionadas con los trámites de exportación debe mejorar sustancialmente, mientras el país tiene una infraestructura más adecuada como respuesta a los distintos tratados suscritos y por suscribir. Es claro que desde el punto de vista de la infraestructura, Colombia no tiene la respuesta que los empresarios necesitan, por ello algunos analistas advierten que Colombia no está conectada con el mundo como debiera ser. Analizar en que está, cuál es la prioridad del gobierno y cuál es la agenda para los próximos años es fundamental; sin duda alguna, las alianzas público privadas son determinantes en la modernización y adecuación de la infraestructura. Finalmente la agenda académica también abordará los asuntos de emprendimiento, innovación y desarrollo empresarial. Es necesario aumentar la base exportadora colombiana, al igual que incorporar y profundizar el concepto de internacionalización de las empresas, para lo cual las alianzas en estos temas también son fundamentales.

El trabajo desarrollado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, a la cabeza de Proexport, Innpulsa y PTP (Programa de Transformación Productiva), deberán no solamente permitir aumentar el número de empresas exportadoras y el desarrollo empresarial, sino también la diversificación de mercados, la identificación de oportunidades y en últimas el aprovechamiento de los tratados de libre comercio que deberá ser la agenda de los próximos años.